Inicio » Inglés para niños

En está sección queremos recopilar toda la información para tener una seria de pautas y consejos para que tus hijos aprendan inglés desde los primeros años.

Que tus hijos puedan aprender inglés desde bien pequeños les ayudará a desarrollar su mente a una velocidad increíble, además tendrán un gran futuro ya que dominar el Inglés es muy importante ya no solo para las relaciones profesionales sino también para el ámbito social. Aprender idiomas abre muchísimas puertas.

Tus hijos pueden aprender inglés gratis

¿Alguna vez has intentado jugar con niños en inglés? Puede ser muy divertido!

Todos los padres se topan con la primera barrera cuando no saben por donde empezar a enseñar inglés a sus hijos pequeños… Lo más normal es que les cantes canciones o les realices algún tipo de juego pero esto puede llegar a ser muy frustrante. Pero.. no os preocupéis!

Es inevitable, enseñar inglés a un niño no es como enseñarle a un adulto.

Los períodos de atención son más cortos y el vocabulario del niño es mucho más limitado -incluso en su idioma nativo-, lo que significa que los temas que se pueden tratar también son limitados.

Afortunadamente, donde hay voluntad, ¡hay esperanza! Aquí están cinco de nuestras actividades favoritas para que los niños pequeños quieran aprender sus primeras palabras de inglés.

5 actividades para que tus hijos aprendan inglés

Estas actividades funcionan particularmente bien con los principiantes, ya que el niño no necesita tener un vocabulario extenso de inglés para participar, pero una vez que haya integrado estos métodos en su estilo de enseñanza, puede que los utilice una y otra vez, incluso con estudiantes más avanzados.

Cómo usar estas actividades de ESL para niños

Los intervalos de atención en las clases para principiantes, independientemente del grupo de edad, tienden a reducirse. Después de todo, es difícil pedirle a alguien que apenas entiende de lo que estás hablando que siga una discusión en profundidad sobre cualquier cosa.

Pero en el caso de los niños, esto es aún más normal. Un niño tiene un tiempo de atención muy reducido incluso en su propio idioma, pues si no les interesa se distraen con cualquier cosa; enseñar inglés a los niños, por lo tanto, debe hacerse teniendo en cuenta este aspecto.

Generalmente no se les debe pedir a los niños que hagan una actividad por más de 20 minutos, así que si imaginamos que una clase dura entre 45 y 60 minutos, cada actividad sería aproximadamente una tercera parte o hasta la mitad de un período de clase. Sin embargo, a menudo, una actividad requiere mucho menos tiempo que esto.

Asegúrate de tener la clase bien organizada para aprovechar el tiempo al máximo y realizar varias actividades en una misma clase.

5 actividades originales de enseñar inglés a los niños

Con estas 5 formas creativas tus hijos aprenderán inglés de una forma amena y divertida en la que disfrutareis toda la familia al completo.

Aprender inglés dibujando y pintando

El arte es una forma fantástica de entusiasmar a los niños e interesarlos en una variedad de lecciones para reforzar el vocabulario.

El material artístico que acompaña a esta lección debe llegar al final de la clase o al principio de la siguiente después de una breve revisión del vocabulario. Los estudiantes pueden hacer dibujos de manera independiente, pero tu debes estar pendiente de sus trabajos y animarlos a hablar contigo sobre lo que están pintando o dibujando en inglés.

Imagínate que has hecho una clase de pintura para que aprendan los diferentes colores en inglés, puedes preguntar a los alumnos que color están empleando en ese momento, etc.

Este tipo de clases se pueden seguir utilizando con forme los alumnos adquieren conocimientos y se van haciendo más avanzados, pasar de pintar para aprender los colores a dibujar para aprender frutas, animales, etc. Las posibilidades son infinitas.

Juegos activos

Los juegos activos pueden ser una gran manera de poner a los principiantes en movimiento. Uno de los mejores para los principiantes es “Simon Says“, o algún juego parecido.

Este tipo de juegos pueden ser una manera muy útil de reforzar el vocabulario nuevo y que estén en movimiento tan importante para evitar así el sedentarismo y la obesidad infantil. Por eso es una gran opción, ya sea al principio o en medio de una clase.

Cuando juegues a Simons Dice, no solo uses el vocabulario de las partes del cuerpo (legs, arms, etc) sino emplea también vocabulario de acciones como (dance, jump, etc). Enriquecerás su vocabulario todavía más.

Haz una planificación de todo el vocabulario que quieres dar en esta lección antes de empezar a jugar y asegúrate de que estas palabras las hayan dado o visto anteriormente para que puedan tener una mejor comprensión.

Cantar canciones

Las canciones es una de las formas más divertidas y efectivas de aprender inglés, además es bastante fácil encontrar canciones en inglés para que los niños pequeños aprendan inglés. El mejor momento para usar una canción es una vez que el vocabulario ya ha sido introducido. Algunas canciones son más sencillas, ideales para usar el mismo día o la misma semana en que se introduce el vocabulario:

Canciones fáciles para aprender inglés

  1. 7 Días a la semana “- para aprender los días de la semana
  2. “Si eres feliz” (simplificado) – para aprender emociones
  3. “Póngase sus zapatos” – para aprender palabras de ropa
  4. Rainbow Song “- para aprender colores

Otras canciones son más complicadas, lo que las hace mejores para los estudiantes que ya conocen algo de vocabulario en inglés. Son excelentes para repasar!

Canciones avanzadas para aprender inglés

  1. “Vamos al zoológico” – para repasar palabras de animales
  2. “I See Something Pink” – para revisar colores
  3. “One Little Finger” – para revisar las partes del cuerpo
  4. Colors Song “- para la revisión de colores

Le queremos dar una vuelta de tuerca para sacarle el máximo partido a este tipo de clases, cuando veas que los niños ya han aprendido la canción puedes elegir cada vez a un niño para que complete un “espacio en blanco” de la canción con la palabra adecuada.

Poner nombre a los objetos

Etiquetar y decir que es cada objeto puede ser una gran manera de recordar vocabulario nuevo. Ya hemos discutido un poco sobre cómo se puede utilizar el etiquetado durante un proyecto de arte, pero también se puede utilizar el etiquetado en un aula o con fotografías.

¡Te damos una idea! Si estás es una habitación con bastantes objetos, puedes crear etiquetas con el nombre de cada objeto y encargar a los alumnos a que pongan las etiquetas en cada objeto. Con esto conseguirás que se ayuden, colaboren y hablen entre ellos. Te recomendamos que plastifiques las etiquetas o las hagas con un material bastante resistente para poder reutilizarlas en las futuras clases. Además puedes hacer muchas variaciones de juegos con las etiquetas.

Si dispones de proyector o alguna fotografía de gran tamaño también puedes utilizar esta técnica. Solo debes encontrar fotografías de escenas que contengan muchísimos y variados objetos (vocabulario fácil para niños). Si puedes proyectar la imagen en la pared es ideal ya que puedes aprovechar las etiquetas que has fabricado anteriormente para pegarlas encima de cada objeto. Puedes hacerlo con imanes o masilla para que se puedan quitar fácilmente.

Personalmente estas clases son las que más me gustan porque los niños disfrutan, se divierten y aprenden un sin fin de palabras nuevas.

Juegos educativos

Se puede animar a los niños a que jueguen entre sí de diversas maneras, ya sea con juegos de mesa o en una sala de juegos o en un espacio, dependiendo de la manera en que su clase o habitación este diseñada. La idea con el juego educativo es que los maestros y alumnos participen en el juego en inglés, haciendo preguntas que los estudiantes puedan contestar.

Ejemplos de preguntas que puedes emplear:

  • What are you doing?
  • What are you playing?
  • Can I play?
  • What’s that?
  • Would you like this (block, ball, doll)?

Anime a los niños a contestarte en inglés, pero no los obligue a que se hablen entre ellos en inglés. A medida que las cosas progresan, es posible que se hablen entre sí en inglés, lo cual es una prueba de que tus esfuerzos están dando sus frutos.